La importancia del Corcho en el Vino

El mundo del vino ha ido evolucionando y mejorando para ofrecer a sus consumidores el mejor producto final posible. En ello, también se ve involucrado el tapón y el corcho.

Lo que todo consumidor experto en vinos se espera encontrar es un tapón de corcho tradicional, no obstante, hoy en día existen variedad de tapones. Es el caso del tapón de silicona, destinado a aquellos vinos que no evolucionarán en el tiempo puesto que su consumo será en un plazo máximo de dos años desde su embotellado.

Por otro lado, nos encontramos con tapones de rosca, cuyo objetivo final también es para los vinos jóvenes que vayan a ser consumidos rápidamente.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es guardaelcocrcho-1024x684.jpg
 

Sin embargo, los tapones de corcho son los que siguen permitiendo una evolución exquisita del vino, conservándolos en perfecto estado e incluso mejorando su sabor con el tiempo. La oxigenación del vino es fundamental para su correcta evolución, y en eso, el corcho es el mejor tapón para el vino.

¿A quién le debemos este descubrimiento? La porosidad e impermeabilidad del corcho en el vino tiene a su gran inventor a mediados del siglo XVIII, cuando un monje de la Champagna francesa, Pierre Pereignon, observó que el corcho evitaba que el carbónico de la segunda fermentación en botella descorchara las botellas. Un uso que ahora se hace en las botellas de vino, especialmente para los vinos Reserva que permanecerán un largo tiempo de crianza en bodega.

El corcho de las botellas de vino procede del Quercus suber, una variedad de alcornoque. Entre sus características destaca su elasticidad, impermeabilidad y débil densidad, convirtiéndolo en un material único para le taponado y perfecto mantenimiento del vino.

La mejor manera de guardar las botellas de vino comienza por contar con un buen corcho que permita la oxigenación correcta de la botella. La humedad también es un factor primordial para el corcho.

La falta de humedad resecará el corcho, haciendo leves rasgaduras en el corcho y dejando entrar más aire. La abundancia de humedad provocará la aparición de hongos en su superficie.

Es por todo ello, que el corcho se convierte en el primer gran paso de la conservación del vino.

También te puede interesar